Categoría: Medicina Natural

La Medicina Natural es un conjunto de varias disciplinas con un denominador común, el auxilio de la Naturaleza para nuestra curación. Es desde luego, la medicina que ha utilizado el ser humano desde el principio de los tiempos y que continúa hoy tan vigente como el primer día, adaptándose a los cambios propios de la naturaleza y de los tiempos que nos tocan vivir.

La Medicina Natural tal como nosotros la entendemos nos dice:

– Escoge con cariño tu alimentación. Ingiere alimentos que tengan la energía adecuada para tu organismo.
– Mueve tu cuerpo, estás vivo y todo lo que está vivo se mueve. No dejes ninguna pieza de tu maquinaria parada, luego supone un gran esfuerzo volverla a poner en marcha.
– Permite la relajación, es absurdo que estés alerta todo el día, recuerda, después de la tempestad viene la calma.
– Descansa y duerme lo suficiente, mejor en las horas nocturnas, cuando la luna se encarga de acompañar los asuntos terrenales.
– Mantente en contacto con la Naturaleza: el sol, el agua, la tierra, el mar, la luna, los astros, el cielo, el aire, los ríos, los lagos, los árboles, el bosque, la arena, la lluvia, en fin, los animales, no encontrarás mejores compañeros de viaje.
– Respira conscientemente. Una vez que naces, la respiración te pertenece hasta el día de tu muerte, lo que hagas con ella determina tu rumbo.
– Cuida tu alma, es sensible y resistente al mismo tiempo. De ella obtendrás las mayores satisfacciones que la vida te pueda ofrecer.
– Confía en tu mente pero no la dejes sola a la hora de tomar decisiones importantes, es sumamente caprichosa
– Recuerda que la salud y la enfermedad están íntimamente unidas en el ecosistema que eres. El equilibrio predomina por encima de todo.

En nuestro camino por la vida y observando su comportamiento, podemos beneficiarnos de lo que la Naturaleza nos ofrece para prevenir y en algunos casos sanar, nuestro ser humano. Sin duda una ayuda fundamental.

Remedios naturales que te ayudan a eliminar los gases intestinales

Cuando los gases se producen en exceso o no se eliminan, ya sea en el estómago o en el intestino, son muy molestos y pueden crear distensión abdominal y dolores. Son además un síntoma de que algo no acaba de funcionar bien con la…