Depurar el sistema linfático

El sistema linfático es una red de órganos, ganglios linfáticos, capilares y vasos linfáticos distribuidos por todo el cuerpo, el 80% en el sistema digestivo, que producen y transportan la linfa desde los tejidos del organismo hasta el sistema circulatorio, con el que trabaja de manera coordinada. 

No existe en el sistema linfático una bomba, como lo es el corazón, para movilizar la linfa hacia el torrente sanguíneo, así que para mantener el flujo continuo de la linfa hacia el sistema circulatorio, cuenta con una serie de válvulas distribuidas en los capilares y vasos linfáticos y otros factores como las contracciones musculares, el movimiento del cuerpo, las pulsaciones arteriales y la compresión de los tejidos por objetos externos.

linfanombres

PRINCIPALES FUNCIONES DEL SISTEMA LINFÁTICO

  1. El drenaje del líquido intersticial excesivo que producen todos los tejidos de nuestro organismo a excepción de los tejidos no vascularizados, el sistema nervioso central, la médula ósea roja o ciertas partes del bazo. De esta manera se va formando la linfa cuya composición es casi idéntica a la del líquido intersticial de la parte del cuerpo de la que proviene y que contiene proteínas, sobretodo del intestino y del hígado, grasas y microorganismos. 
  2. El transporte y retorno al sistema circulatorio de sustancias nutritivas como son grasas alimentarias, proteínas, macromoléculas, lípidos y vitaminas liposolubles (A, D, E y K) que se absorben en el tubo digestivo.
  3. El mantenimiento óptimo de los mecanismos de defensa. El tejido linfático gracias a los linfocitos, ayudados por los macrófagos, reconoce microorganismos, microbios, toxinas,  células anormales o extrañas y células cancerosas, y facilita la respuesta inmunitaria dirigida contra ellos de dos formas principalmente: los linfocitos T destruyen a los invasores bien disolviéndolos o bien liberando sustancias tóxicas que causan su muerte; los linfocitos B secretan anticuerpos, que son proteínas que se combinan con ellos y los destruyen.

Resumiendo, el sistema linfático limpia nuestro organismo, ayuda a su nutrición y lo defiende. Si se bloquea y no cumple sus principales funciones, pueden aparecer problemas que pueden afectar a prácticamente todos los sistemas corporales. Hay que cuidarlo.

ALGUNOS HÁBITOS QUE LO MANTIENEN SANO

  • El ejercicio. Camina, ves en bici, baila, nada, anda, practica algún deporte, ves al gimnasio, hay un sin fin de maneras de mover el esqueleto y mantenerte activo
  • Las terapias corporales. Practica alguna que te ayude a gestionar el estrés o la ansiedad, como pueden ser tai chi, yoga, pilates, meditación…
  • La deshidratación es una causa importante de un sistema linfático lento. Bebe el agua necesaria para que tus riñones, colon e hígado puedan eliminar las toxinas convenientemente, aligerando el trabajo del sistema linfático
  • La frutoterapia. Toma zumos de frutas. Están muy buenos, cargados de vitaminas y minerales, pero sin excederte, piensa que contienen bastante azúcar y que no tienen toda la fibra de la fruta. Puedes tomarlos también como sustitutos de los refrescos industriales, mezclados con agua 
  • La dieta. Cuida tu alimentación, es esencial. Las verduras de color verde ricas en clorofila, vitamina B y bioquímicos para depurar la sangre y el sistema linfático, los vegetales frescos, las hortalizas, las frutas por sus enzimas y ácidos esenciales de fácil digestión, los frutos secos y las semillas y los frutos del bosque, entre otros, activan la circulación de la linfa y mantienen el sistema en movimiento y regeneración. En cambio, las bebidas con gas, los refrescos envasados, la comida procesada, precocinada, envasada, etc. debemos tomarlas con precaución, la eliminación de sus residuos es muy lenta
  • El masaje linfático manual es una terapia que pone en circulación la linfa estancada y estimula el buen funcionamiento de todo el sistema linfático
  • Las terapias curativas de baños en balnearios deberían incluso ser obligatorias. Si tienes una bañera en casa, puedes también disfrutar de ellos añadiendo al agua los elementos necesarios, como por ejemplo arcilla o sales del Mar Muerto
  • La exfoliación.  Utiliza una esponja para eliminar la piel muerta, es importante para la eliminación de toxinas que la piel respire con facilidad
  • El agua. Alterna en la ducha el agua caliente y el agua fría. Es excelente para activar la circulación sanguínea y la circulación linfática. Pruébalo, es más fácil de lo que parece. Bueno, por lo menos pruébalo
  • El cepillado de la piel en seco para activar la circulación de la linfa. Utiliza un cepillo de cerdas naturales
  • El descanso. Descansa y duerme el tiempo necesario. Sobran las explicaciones, ¿verdad?
  • La respiración. Y por último, la mejor manera de mantener el sistema linfático en orden, respira consciente y profundamente, o sencillamente, acuérdate de respirar y respira

Y ALGUNOS REMEDIOS CASEROS PARA PURIFICARLO

Todos ellos enfocados a estimular todos los mecanismos de eliminación del sistema digestivo (hígado, intestinos), sistema urinario, sistema respiratorio y piel además de fortalecer los mecanismos de defensa de nuestro cuerpo

  • Agua caliente con zumo de limón y una cucharada de miel o sencillamente agua con zumo de limón
  • Caldo desintoxicante. Puedes incluir alguna de estas verduras teniendo en cuenta que siempre tienes que incorporar cebolla y apio: ajos, zanahorias, puerros, nabos, alcachofas, lechuga, calabacín, col verde, manzanas, perejil, etc Para potenciar el sabor puedes incluir alguna de estas especias: laurel, tomillo, cayena, cúrcuma y pimienta, estragón, orégano, jengibre, etc. Sus efectos son depurativos mejorando el funcionamiento de hígado, riñones e intestinos y reduciendo la acumulación de líquidos en el organismo, es además ligeramente laxante, hidratante, remineralizante y alcalinizante  

A modo de ejemplo, pon en una olla 2 litros de agua y añade 2 cebollas, 2 ramas de apio, 2 zanahorias, 1 nabo, 1 puerrro, 1 cuarto de col verde, media cucharadita de cúrcuma y 1 cuarto de cucharadita de pimienta. Cuece durante media hora, cuela y toma 2 o 3 tazas al día fuera de las comidas

  • Infusión de cúrcuma, jenjibre y limón
  • Puedes tomar una cucharada sopera rasa de aceite de oliva virgen de primera presión en frío y unas gotas, según tu gusto, de zumo de limón. Combate el estreñimiento, el colesterol, es antiinflamatorio y potencia el funcionamiento del hígado y la vesícula biliar

Las mejores estaciones del año para realizar curas depurativas son la primavera y el otoño, cuando el organismo se reactiva después de la pausa que debería disfrutar en verano e invierno. Pueden durar de 10 días a 3 semanas. Desde luego que no se pueden realizar varias a la vez, sino solo una, descansar como mínimo una semana y si se considera necesario, empezar con otra. La confianza en el buen funcionamiento de nuestro cuerpo debe estar siempre presente.

En una próxima publicación hablaremos de las plantas medicinales que podemos tomar para apoyar a nuestro misterioso sistema linfático en su imprescindible función reparadora. Hasta entonces ¡haz bondad!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: