Alimentos y hábitos que previenen el cáncer de piel

La piel es la envoltura completa de nuestro cuerpo. Allí se encuentran los orificios naturales del organismo, donde la piel se va transformando paulatinamente en una mucosa. Es el órgano de mayor tamaño que tenemos, con una superficie de alrededor de 2 m² y un peso de 4 kg. dependiendo, claro está, de nuestra complexión individual.

LA PIEL NOS PROTEGE

Aunque la piel de alguna manera hace de frontera entre el medio ambiente externo y nosotros, nos permite comunicarnos con el exterior en todo momento.
Es una barrera protectora contra todo tipo de agresiones, ya sean mecánicas, químicas, tóxicas, calor, frío, radiaciones ultravioleta o microorganismos patógenos.
Es imprescindible para el mantenimiento del equilibrio de nuestros fluidos corporales y evita posibles pérdidas de agua peligrosas para el organismo.
Es esencial para el mantenimiento del equilibrio térmico.

sunblock_sunglasses_skincare_hat_summer_sun_protection_cream-601380
Juega un papel insustituible en la transmisión de información externa que accede al organismo gracias a los sentidos del tacto y los receptores de la presión, la temperatura, el dolor…
Y a la inversa, en la relación de nuestro interior con el medio externo ya que a través de ella exteriorizamos muchos de nuestros estados emocionales: nos sonrojamos, nuestro pelo puede erizarse, emanamos olores…

PROTEGEMOS NUESTRA PIEL
Estos son algunos de los hábitos cotidianos que te ayudan a proteger la piel de los rayos ultravioletas y el fotoenvejecimiento:

  • Evita la exposición excesiva a la luz del sol ya que es un factor clave para el envejecimiento prematuro y la posibilidad de desarrollar cáncer de piel. Ten en cuenta que los baños de sol son muy beneficiosos si se toman en el momento y durante el tiempo apropiados y que las mejores horas para tomar el sol son las primeras de la mañana y las últimas de la tarde
  • Compórtate de una manera sensata ante el sol, poner el bronceado por delante de tu salud es una idea con poco sentido común. Evita las quemaduras solares, el bronceado deliberado y el uso de bronceado en camas bronceadoras

img_csierra_20160713-204333_imagenes_lv_otras_fuentes_coco-kitB--656x488@LaVanguardia-Web

  • Utiliza protectores solares, bronceadores, productos de limpieza y cosméticos adecuados a tu tipo de piel y de procedencia natural. Ya sabes que los productos químicos procedentes de la mayoría de estos artículos, tarde o temprano van a parar al medio ambiente, exactamente donde tú vives, ¿qué te protegerá de ellos entonces?
  • Los tejidos naturales como el algodón, el lino, la seda, la viscosa, los sombreros de ala ancha, las gafas de sol, los colores claros y en general toda indumentaria que refresque nuestra piel en tiempos de calor, son ideales para mantenerla protegida
  • Estar bajo una sombra es muy placentero, búscala cuando los rayos del sol son más fuertes
  • Respeta tu microbioma cutáneo, es un elemento muy importante de la salud de la piel. En ella miles de bacterias te defienden ante bacterias y microorganismos patógenos del exterior. A veces queremos estar tan limpios que nos atacamos a nosotros mismos. No vale la pena
  • Recuerda que la nieve, el agua y la arena reflejan la luz solar y aumentan la cantidad de luz ultravioleta que llega a tu cuerpo
  • Consulta el servicio meteorológico local, aunque sea por curiosidad, para saber el pronóstico de la radiación ultravioleta y actúa en consecuencia

broccoli_sprouts_super_food_anti_cancer-1374482

ALIMENTAMOS NUESTRA PIEL

  • El agua: hay que beber suficiente cantidad de agua, tenemos que mantener nuestro cuerpo hidratado tanto interna, como externamente
  • Los vegetales de hojas verdes, entre ellos el brócoli, la col y las berzas y hortalizas de color naranja, amarillo y rojo, por contener carotenoides protectores contra los rayos ultravioletas. Una buena alimentación pasa por comernos todos los colores
  • Escogemos preferentemente los alimentos propios de la estación y del lugar donde vivimos
  • Las frutas, ricas en agua y vitamina C: nísperos, fresas, ciruelas, sandía, papaya, melón, mango, etc.

tomato_red_salad_food_fresh_vegetable_healthy_vitamins-878097

  • Los alimentos ricos en fibra, porque arrastran las toxinas al exterior
  • El té verde, porque es antioxidante
  • Las uvas y granadas, porque son antiinflamatorias
  • Los tomates, porque son muy ricos en licopenos antioxidantes
  • Los pimientos, los pimientos picantes y las especias picantes, porque son muy ricos en capsaicina, eso sí, con moderación
  • Los ajos y las cebollas.
  • Los ácidos grasos omega 3, abundantes en el pescado azul y el aceite de oliva, porque reducen la supresión de la inmunidad inducida por la radiación solar, llamada inmunosupresión que afecta el poder del cuerpo para combatir el cáncer y las infecciones de la piel

omega-3a

  • Los frutos secos, como las nueces, porque son ricos en selenio y ácidos grasos
  • La vitamina B3 presente en la leche, los huevos, el pescado, los vegetales verdes y las carnes magras, porque repone las reservas de energía de las células que se agotan ante la exposición de los rayos UV. Esta energía extra permite a las células reparar cualquier daño en el ADN de manera más eficiente y ayuda a reducir los efectos inmunorepresores de la luz solar sobre la piel
  • Los alimentos ricos en vitamina C, vitamina D y vitamina E
  • El alcohol con muchísima moderación porque deshidrata considerablemente el organismo por lo que en caso de ingesta, nos hidrataremos a conciencia
  • En primavera, verano, otoño e invierno decimos NO a comer con exceso y nos comprometemos a comer los alimentos que nos ayuden a eliminar los kilos que cargamos sin necesitarlos. Como tan a menudo, menos es más
  • El extracto de semilla de uva porque es un complemento procedente de semillas de uvas negras con un alto contenido en vitamina E, ácido linoleico y antioxidantes, siendo un precursor de la producción de colágeno

carrot_kale_walnuts_tomatoes_vegetable_food_healthy_diet-669281

Nuestra piel se merece que la cuidemos y mimemos con cariño, es dulce y tierna a la vez que fuerte y protectora. En ella tenemos una auténtica campeona.

En una próxima publicación hablaremos sobre cosmética natural para los días de calor, hasta entonces ¡coge tu sombrero y póntelo, vamos a la playa calienta el sol!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: