Hábitos saludables para la prevención de la demencia senil

Envejecer es probablemente la tarea más difícil que podemos tener en la vida…

Sin embargo, con cada año que cumplimos, nos sentimos satisfechos porque aquí seguimos, en pie y aprovechando el tiempo libre para hacer lo que nos gusta. Nuestra condición física es diferente que cuando eramos jóvenes, pero nos adaptamos y continuamos disfrutando de nuestro cuerpo al ritmo que ahora suena. Nuestro organismo ha cambiado, muy bien, lo aceptamos y le damos lo que necesita para experimentar de buen grado nuestra nueva salud. Nuestra mente es más sabia, hemos vivido mucho y la vida es una maestra experta; compartimos este conocimiento con las personas a quienes pueda interesar, por el bien común, por si nuestros descendientes lo necesitan en algún momento.

Vamos a hacernos mayores y lo vamos a hacer con orgullo y dignidad, hasta el último momento vamos a cambiar aquello que nos disgusta de nosotros, la vida nos ha enseñado agradecimiento y humildad. Vamos a ser útiles, a reírnos, a movernos y a cuidarnos porque de todas las opciones existentes, ahora sabemos escoger las mejores.

¿Y LOS HÁBITOS?

  • Una alimentación lo más natural posible, especialmente a partir de los 40 años, acompañada de una cura depurativa, de uno a siete días, en primavera y en otoño
  • Un aporte correcto de vitaminas y minerales, en especial de vitamina D y vitaminas del grupo B
  • Un consumo mínimo (o nulo) de alcohol, tabaco, medicamentos, azúcar blanco, sal y otros alimentos refinados, alimentos procesados, etc.
  • Una higiene adecuada
  • Una apropiada actividad física. A todas las edades tenemos que ejercitar nuestros músculos para la buena circulación de la energía corporal y la circulación sanguínea
  • La práctica de alguna disciplina que nos ayude a gobernar el estrés o la ansiedad o la depresión y en general las emociones difíciles de sobrellevar, como puede ser: meditación, yoga, tai chi, capoeira, baile, etc.

African couples dancing outdoors

  • El contacto con la Naturaleza. Es nuestra Gran Madre, nos devuelve a la realidad de lo que somos y nos protege de las ilusiones perturbadoras de la mente
  • Somos seres sociables, la interactuación con familiares, amigos, vecinos, compañeros de trabajo y demás personas, amplían nuestro pequeño mundo cerebral y le dan vida a nuestras neuronas. La soledad puede ser beneficiosa, el aislamiento nunca.
  • El cultivo de algún tipo de Arte o Artesanía, enriquece nuestro cerebro a partir de nuestras manos.
  • La actividad mental, nos aporta muchas satisfacciones, somos seres inteligentes y cualquier práctica que escojamos, nos devolverá con creces el esfuerzo. Aquí tenemos, la lectura, el estudio, los idiomas, los entretenimientos mentales y de memoria, los pasatiempos, etc.
  • El uso de casco siempre que la integridad de la cabeza esté en peligro
  • El seguimiento periódico de nuestra salud a través de los índices de presión arterial, colesterol, azúcar en sangre, análisis de sangre y orina, así como chequeos médicos regulares. Hemos que tener presente que más vale prevenir que curar.

home_slider_3

Unos hábitos que, si nos fijamos bien, son muy sencillos: se trata de ir desarrollando nuestra vida a partir de todas las cualidades con las que hemos sido dotados. Podemos ser mayores y que nuestros recuerdos nos acompañen para proporcionarnos sabiduría.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: