El tacto, una experiencia fundamental

“¿Quieres ser feliz? Entonces obliga a tu mente a estar dentro del respirar de tu corazón. Ésta es la única manera de mantenerte feliz.”
Sri Chinmoy

Las caricias movilizan señales eléctricas que activan la liberación de sustancias químicas que participan en la maduración del sistema nervioso, el crecimiento del organismo, el desarrollo del sistema inmune, la adquisición y nutrición de comportamientos emocionales equilibrados y el control de los estados de tensión o relajación de la musculatura.

Por ejemplo, se detectan altos niveles de cortisol, la hormona del estrés, en niños que padecen ausencia de tacto o cuyo llanto no es atendido. Este estrés puede producir cuadros de violencia, adicciones y depresión a medida que el niño crece.

Por otra parte, cuando la persona que acaricia ve a la persona acariciada sonreír, se iluminan las áreas de su cerebro relacionadas con la recompensa y la producción de dopamina, la neurohormona del bienestar.

¡Un auténtico placer para ambos!

18193968_1882586632015303_4752980167846622225_n

¿CÓMO NOS COMUNICAMOS A TRAVÉS DEL TACTO?

Lo que experimentamos a través de la piel es muy importante. Prueba de ello es el gran tamaño de las áreas táctiles del cerebro, la sensorial y la motora. Los labios, el dedo índice y el pulgar, ocupan una parte desproporcionada del espacio cerebral. La piel es el órgano más extenso del cuerpo humano, y como tal tiene una representación considerable en el cerebro.

La piel es la envoltura que contiene nuestro organismo. Es sensible al calor, al frío, a la presión, al dolor, aunque el grado de sensibilidad varía según nuestro estado emocional y la zona del cuerpo involucrada. Todo cuerpo humano posee zonas erógenas, zonas cosquillosas y lugares callosos, que son virtualmente insensibles.

Estamos en continuo contacto con el mundo exterior a través de la piel: sentimos la presión del aire, del viento, de la luz del sol, de la niebla, de las ondas de sonido y la de los otros seres humanos.

5489eb028809b_-_rbk-two-pairs-feet-entwined-xln

El tacto parece ser el sentido más primitivo. En el ser humano se trata de la primera y más elemental experiencia cuando aún no ha nacido; un embrión de 7 semanas de vida, y aún midiendo menos de 3 centímetros, ya responde al tacto.

Alojados en el útero materno, sentimos la presión cálida del líquido amniótico y el rítmico latir del corazón de nuestra madre. Al nacer, sentimos por primera vez en la piel la atracción de la gravedad, la presión de la atmósfera y una temperatura diferente.

Feet-in-bed250x167

Cuando nacemos exploramos mediante el tacto: descubrimos dónde termina nuestro propio cuerpo y donde empieza el mundo exterior. Al empezar a movernos el tacto es nuestra primera guía: las superficies que ceden y las que no ceden, el calor y el frío, los objetos ásperos o suaves. Luego ya podemos conectar la experiencia táctil con la experiencia visual. Si somos privados del primer aprendizaje a través del tacto, podemos más tarde no captar esta conexión, es decir, podemos tener problemas para captar los símbolos o ideas abstractas. También es a través del tacto que empieza nuestro aprendizaje emocional. Luego será la voz de nuestra madre o sus expresiones faciales, las que complementaran el proceso de comunicarnos con ella.

nuevas-sexualidades

A medida que crecemos, aprendemos a diferenciar los objetos, a tomar conciencia de las partes del cuerpo que se pueden tocar y las que no, tanto de nuestros cuerpos como del de los demás. A medida que crecemos, también a través de la piel, aprendemos las reglas de los roles masculinos o femeninos.

Cuando tenemos de cinco o seis años, en nuestra sociedad, comenzamos a tocarnos y a ser tocados cada vez menos; pero durante la pubertad, vuelve el interés hacia el contacto físico, primero con amigos del mismo sexo y luego con los del sexo opuesto.

feet of couple in the bed

Cuando descubrimos las relaciones sexuales, en realidad estmos redescubriendo la comunicación táctil; la intensa emoción que sentimos a través de la experiencia sexual puede deberse a la reminiscencia de un medio de expresión mucho más primitivo y poderoso. El antropólogo Edward Hall escribió una vez: “La resistencia por medio del endurecimiento, como si se tratara de formar una coraza contra el contacto no deseado o las variaciones excitantes y continuas de la textura de la piel durante el acto de hacer el amor, así como la sensación como de terciopelo que se siente después de lograr la satisfacción, son mensajes que se transmiten de un cuerpo a otro y poseen un significado universal.”

Esta sensibilidad al tacto continúa hasta que somos adultos. El contacto se produce en todo nuestro entorno: para expresar amistad, afecto o deseo sexual.

The-Leg-Huggers

Los investigadores del comportamiento táctil, se refieren a un fenómeno que denominan “hambre de piel”. Realmente parece que necesitamos sentirnos reconfortados con “el calor producido por la reunión de cuerpos animales”. Y parece que son las personas mayores de edad las que padecen en mayor grado esa “hambre de piel”. Son tocados quizá menos que nadie; más aun, a veces parece que tememos que la vejez sea contagiosa. Esta pérdida de contacto contribuye a la sensación de aislamiento que tienen los ancianos.

Los sentidos de larga distancia, como el oído y la vista, son a veces considerados más cerebrales y dignos de admiración, en detrimento del tacto, el gusto y el olfato, que son sentidos de corta distancia. De todas formas, la distinción entre cuerpo y mente es artificial: todos los sentidos son limpios y dignos de nuestra confianza.

¡El tacto es imprescindible para nuestra salud!

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s