Infarto de miocardio: como prevenirlo

Básicamente, el infarto de miocardio o ataque al corazón es la muerte (infarto) de parte del músculo cardíaco (miocardio), debido a la obstrucción en al menos uno de los grandes vasos (arterias coronarias) o una rama arterial de las mismas, que le suministran los nutrientes y el oxígeno: las células del corazón no reciben suficiente sangre y mueren.

Es una de las principales causas de mortalidad en países o zonas industrializados. En cuanto a la edad, su incidencia es más elevada en personas mayores de 65 años. Según el sexo, afecta con mayor frecuencia a los hombres, que también lo padecen a una edad considerablemente menor que las mujeres.

anatomia-corazon-580x435

NUESTRO CORAZÓN, TRABAJADOR INCANSABLE, SE MERECE NUESTRO AGRADECIMIENTO Y RESPETO

La prevención de las enfermedades cardiovasculares en general, pasa por un estilo de vida en concordancia con el más básico sentido común: la sencillez.

  1. Controla tu presión arterial:  Tanto los valores superiores (hipertensión) como inferiores (hipotensión) a los normales son perjudiciales para tu salud y un factor de riesgo que hay que regular.
  2. Haz diariamente algún tipo de ejercicio físico: caminar al aire libre, gimnasia, excursiones, deporte, ejercicios aeróbicos, natación…hay tantas maneras de ejercitar el músculo que es tu corazón.
  3. Duerme lo suficiente: por término medio 8 horas diarias. Dormir es ganar tiempo, tiempo de vida.
  4. Disfruta de actividades relajantes y divertidas en tus vacaciones y días de descanso: La alegría en su justa medida es el medicamento ideal para tu corazón.
  5. Controla tu peso: El exceso de peso supone una sobrecarga para la salud de tu organismo y totalmente innecesario en la mayoría de los casos.
  6. Valora tus malos hábitos: El tabaco te engaña con un falso control sobre las situaciones y una falsa relajación; que la nicotina haga el trabajo por ti decepciona enormemente al corazón. El alcohol te evade de una realidad de la que en realidad deberías sacar partido; también en este caso tu esfuerzo por construir una realidad buena para ti, es la única verdadera satisfacción que puedes conseguir.
  7. Realiza análisis de sangre periódicos: Si perteneces a un grupo de riesgo, por ejemplo si eres fumador, diabético, hipertenso, obeso o tienes exceso de colesterol, es importante saber como evolucionan tus indicadores en la sangre.
  8. Aliméntate de manera saludable: pocas grasas animales, poco azúcar, poca sal, abundantes frutas y verduras, comida casera. Descansa de los alimentos procesados, incluidos zumos y todo tipo de bebidas envasadas. 
  9. Respira correctamente: Cualquier prevención o restablecimiento de una enfermedad cardiovasculatoria, pasa por tener en cuenta la respiración. Hay que dedicar tiempo a ser conscientes de nuestra respiración y a respirar profundamente.
  10. Bebe suficiente líquido: entre 1,5 y 2 litros de agua al día
  11. Sigue un tratamiento adecuado para las enfermedades de riesgo: Si estás diagnosticado con alguna de las siguientes, diabetes, exceso de colesterol, arterioesclerosis o tensión arterial alta, visita a tu médico con regularidad. 

fotonoticia_20160319075938_640

ALIMENTOS QUE PROTEGEN A TU CORAZÓN

Para la prevención de las enfermedades cardiovasculares,  entre el 45-50% de la energía diaria debe provenir de los hidratos de carbono complejos; entre el 12-16% la deben aportar las proteínas; el 15-20% las grasas monoinsaturadas y menos del 10% las saturadas. Una dieta cardiosaludable responde a los patrones de la dieta mediterránea, en la que debe predominar el consumo de frutas y verduras e hidratos de carbono complejos. 

  • Aceite de oliva. La grasa culinaria que se debe usar es principalmente la de tipo insaturada, como el aceite de oliva que es monoinsaturada y que ayuda a bajar el colesterol LDL. En cambio, los ácidos grasos saturados pueden favorecer el colesterol malo y por lo tanto elevar el riesgo de sufrir un accidente cardiovascular.
  • Avena. La avena y los cereales integrales son ricos en fibra que ayudan a controlar el peso y la diabetes. Además, contienen ácidos grasos insaturados, es decir, elevan el colesterol bueno. También es destacable su contenido en minerales, vitaminas del grupo B y antioxidantes.
  • Salmón. El pescado azul como la caballa, las sardinas o el salmón son alimentos ricos en Omega 3, un ácido graso que ayuda a reducir los niveles de colesterol y triglicéridos y que previene la acumulación de depósitos grasos en las paredes de las arterias.
  • Chocolate. Algunos estudios han confirmado que el cacao puro puede ayudar a proteger la salud cardiovascular, pues tiene efectos antioxidantes, antihipertensivos, vasodilatadores o antiinflamatorios, así como la capacidad de mejorar los niveles de lípidos en sangre, inhibir la oxidación del colesterol y la agregación plaquetaria.
  • Fruta y verdura. Es muy importante para mantener una alimentación cardio saludable tomar 5 raciones diarias de frutas, verduras y hortalizas, tanto en crudo como cocinadas. Estas aportan fibras vegetales y apenas tienen calorías y sodio.
  • Vitamina C. Algunas investigaciones apuntan a que la vitamina C, presente en los cítricos o en verduras como el pimiento, podría proteger el corazón y el sistema circulatorio. Así, ayudaría a prevenir los coágulos en las venas y las arterias, los ataques al corazón, la hipertensión o el colesterol alto.
  • Legumbres. Comer legumbres es una buena forma de sustituir las proteínas animales por vegetales, mucho más saludables. Un reciente estudio asegura que consumir una porción al día de legumbres, podría reducir en un 5% el colesterol LDL, lo que se traduciría en una disminución del 6% de riesgo de padecer un problema cardiovascular.
  • Almendras. La mayoría de los frutos secos tienen beneficios para la salud del corazón, ya que son ricos en grasas monoinsaturadas y poliinsaturadas. Además, contienen también antioxidantes como la vitamina E, fibra, proteínas y ácido fólico, entre otros.
  • Condimentos. Para reducir la hipertensión arterial es necesario el control en el consumo de sal. Cambiar o añadir a las recetas tradicionales más condimentos y especies, ayudará a dar más sabor a los platos y a evitar los aliños, el sodio o los azúcares.

Todas estas medidas preventivas también son aconsejables tras sufrir un infarto de miocardio para evitar que vuelva a producirse.

assorty

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: