La ilusión es algo que debemos cultivar

¿Ya has hecho la carta? Los días previos a la llegada de los reyes magos se convierten en días de felicidad e ilusión. Son días en los que nos permitimos tener sueños, nos sentimos alegres y optimistas. Los niños nos transportan a momentos de inocencia y espontaneidad, y nos permitimos compartir con ellos la magia del presente.
La ilusión nos conecta con emociones positivas, es un sentimiento que nos empodera. Tener ilusión es tener motivos para que el presente sea un momento importante, alegre y lleno de futuro. Podríamos decir que la ilusión es como una vitamina que generamos y que nos empuja a desarrollar proyectos y a creer en nosotros mismos.
El problema de las ilusiones es cuando creemos que nuestra felicidad depende de que estas se cumplan, y cuando no se cumplen nos sentimos mal y ello afecta sobre nuestra autoestima. A lo largo de los años tenemos millones de ilusiones y sueños, muchos de ellos no se cumplen, y otros tantos que sí lo hacen a veces no acaban siendo lo que esperábamos.
Eduardo Punset nos explica que los científicos han descubierto en el cerebro lo que llaman el circuito de la búsqueda. Este circuito, que está asociado a sentimientos de placer y felicidad, se activa cuando generamos expectativas y no durante el acto es sí.
Un ejemplo lo podemos ver estos días en los niños que esperan con gran ilusión la llegada de los reyes y los regalos que pidieron en sus cartas. A veces, a los adultos nos duele ver como su ilusión disminuye después de abrir los regalos y cómo los olvidan durante el resto de días. Ello nos invita a pensar que quizá no era tan importante el regalo en sí, sino todo el proceso anterior.
Los adultos podemos reaprender de los niños dejándonos contagiar de la ilusión que transmiten y compartiéndola. No solo en estas fechas, sino durante nuestra vida. Ellos no tienen prejuicios que limiten su capacidad de proyectar una realidad más flexible.
Tener ilusión, tener sueños, tener expectativas, aviva nuestro sentimiento de felicidad. Tomemos la ilusión como ese don que tenemos los seres humanos para creer en aquellas cosas que no vemos pero que nos ayudan a vivir, como una necesidad que nos mantiene vivos y que aligera la monotonía y la carencia.
Sé flexible, vive la ilusión como el camino y no como la meta.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s